Astracán

Astracán

Los habitantes de la ciudad sureña de Astracán (o Astraján) la bautizaron como “la capital de los pescadores”, “las puertas al mar Caspio” y “la Venecia del Volga”. En el año 2008 la ciudad celebró su 450.º aniversario. Es una ciudad verdaderamente cosmopolita puesto que entre sus vecinos hay representantes de más de 150 etnias. La coincidencia del nombre de esta ciudad con la designación de la apreciada piel de cordero (o tejidos similares) no es casual: Astracán era un gran centro del comercio de este material, que terminó tomando el nombre de la ciudad.

La ciudad se encuentra en la frontera entre Europa y Asia, lo que determinó el desarrollo histórico y cultural de la comarca. En los tiempos antiguos durante muchos siglos por esa región pasaron rutas comerciales de persas y árabes.

La región de Astracán también es conocida por que ahí se ubicaba una de las capitales de la Horda de Oro, un Estado mongol que llegó a abarcar parte de las actuales Rusia, Ucrania y Kazajistán. Cuando el Kanato de Astracán fue anexionado a Rusia en el año 1556, la ciudad se trasladó de la margen derecha del río Volga a la margen izquierda, donde dos años más tarde fue fundada la fortaleza rusa de guardias del kremlin, que ahora es el punto de interés arquitectónico más importante de la ciudad.

Cuando Astracán se convirtió en un sólido puesto de vanguardia en el sur de Rusia, se convirtió también en centro de las relaciones comerciales e internacionales de la nación. El país, que ya tenía salida al mar Caspio, empezó a comerciar con los Estados orientales.

A partir del siglo XVIII la ciudad se hizo famosa como proveedora de pescado, especialmente esturión, y caviar negro. Pedro el Grande la convirtió en uno de los más importantes puertos y en el centro de la construcción naval del sur de Rusia. Además la región destaca por su naturaleza única, rica en sal y pescado.

Esa naturaleza irrepetible hace que desde Astracán se pueda emprender uno de los más enigmáticos viajes por el delta del río Volga. Durante esta travesía es posible admirar los campos floridos de lotos en el litoral del mar Caspio. Estos campos son los más grandes del mundo con 15 kilómetros de longitud y 3 kilómetros de ancho. Los lotos están en flor del 20 de julio al 5 de septiembre. La excursión empieza en la reserva de la bioesfera, donde los viajeros pueden admirar la fauna de esta bella región y tener la posibilidad de nadar entre hermosas flores de loto para más tarde probar la cocina local, en cuyo recetario destaca la sabrosa sopa de esturión. 

En el territorio de la región de Astracán se encuentra el lago salado Baskunchak, de lodo sulfuroso, la misma composición que el lodo del mar Muerto. La región destaca por la montaña mítica Bogdo, que es un verdadero museo geológico al aire libre; se trata de una elevación solitaria que cambia de color con el paso de cada estación.

Además, la provincia de Astracán es la cuna histórica de la sandía rusa.

El cultivo de la sandía en este territorio data de los siglos VII-VIII. En 1560, por orden del zar Alejo (Alexéi Mijáilovich), llegaron a Moscú las primeras sandías de Astracán para la mesa real. Pedro el Grande quedó tan impresionado con su sabor exótico que ordenó galardonar con una medalla conmemorativa la fruta, además de realizar disparos de salva en su honor. “La sandía de Astracán” es una marca comercial de esta cultura. El nombre “Sandía de Astracán” con el tiempo se convirtió en un nombre común para todas las sandías que llegaban a los mercados rusos, lo que permitía fácilmente engañar a los que se acercaban a comprarla. En 2006 las autoridades de la región de Astracán decidieron defender su producto para lo cual registraron el nombre “la sandía de Astracán” como marca comercial y decretaron identificar cada fruta con un símbolo especial para que los compradores puedan distinguir la verdadera sandía de esta maravillosa zona del sur de Rusia.

Rambler's Top100