Los juguetes de Bogoródskoye

Los juguetes de BogoródskoyeRIA / Papikián

Los juguetes de Bogoródskoye o el tallado de Bogoródskoye es una variedad de artesanía popular rusa que consiste en hacer juguetes y figuras talladas en maderas blandas (tilo, alisos).

El oficio existe en el pueblo de Bogoródskoye, en el distrito de Sérguiev Posad (región de Moscú), aproximadamente desde el siglo XVII.

Una leyenda dice que a mediados de ese siglo un campesino talló en madera un juguete de tilo para sus hijos. Cuando los niños se aburrieron del nuevo juguete, su padre lo llevó a una feria y se lo vendió a un mercader. Al comerciante le gustó la obra y pidió al hombre que le hiciera una serie de juguetes de madera.

Esta es la leyenda, pero en cuanto a las verdaderas raíces de este oficio, cabe mencionar que en el siglo XVII, en el monasterio de la Santísima Trinidad de San Sergio (situado actualmente en la ciudad de Sérguiev Posad) ya existía el oficio del tallado en madera. Los habitantes de las aldeas que se encontraban cerca del monasterio empezaron a dedicarse al tallado de juguetes.

Los juguetes tradicionales de Bogoródskoye representan figuras de personas, animales o aves y escenas de la vida cotidiana de los campesinos rusos. Entre las figuras más famosas está “el hombre y el oso”. Normalmente se representan como dos herreros. En este caso se trata de un juguete móvil: si se tira de un extremo, las figuras se inclinan, dando con el martillo en el yunque. Otro tipo de figuras móviles elaboradas en Bogoródskoye son los “juguetes de balanceo”. El juguete más conocido de este tipo es el de las gallinas que pican semillas.

La mayoría de las obras artesanales de Bogoródskoe no está pintada, aunque algunas son de colores llamativos. En caso de que la figura se policrome, normalmente se usa acuarela, de manera que todo se elabora con materiales naturales y ecológicos.

A principios del siglo XX los maestros tallistas se unieron en un taller que a partir de 1923 recibió el nombre de “El tallador de madera de Bogoródskoye”. En 1960 el taller creció tanto que se transformó en una fábrica. En la época soviética trabajaban cerca de 300 personas en la producción de juguetes artesanales y existía también una escuela profesional de oficios.

Los juguetes suelen hacerse de madera de tilo. Primero la madera debe secarse al aire libre. Luego el tallador labra el tacode tilo con un hacha o con una sierra. La otra etapa es el tallado en sí, que se hace con la ayuda de un escoplo y un instrumento similar a un cuchillo muy afilado. Después, el juguete se lija y barniza. Si la pieza no se hace a mano, entonces primero se elaboran los elementos de la futura figura en el torno, luego se ensamblan y, si es necesario, se pintan.

Los maestros artesanos de Bogoródskoye participaron en muchas exposiciones y fueron premiados con las medallas de oro en las exposiciones internacionales de París, Nueva York y Bruselas.

El tallado en madera de Bogoródskoye forma parte de la cultura artesanal rusa y conserva las antiguas tradiciones del oficio.

Rambler's Top100