Seguridad

SeguridadRIA Novosti

Existe la opinión de que Rusia es un país peligroso para los extranjeros y por consiguiente muchos turistas evitan este destino. Pero esto es una mera exageración: los viajeros no tendrán que defenderse de osos (que se supone pasean por las calles), ni tampoco de la mafia rusa (que parece que acecha a todo el mundo desde cualquier esquina).

Aunque, por su puesto, se debe ser precavido y cuidar ciertas normas de seguridad personal que son universales en la mayoría de los países.

  1. En primer lugar, es muy importante cuidarse de los carteristas. Cuando se pasee por las calles, centros comerciales, mercados, etc., hay que guardar bien las carteras, documentos, tarjetas, dinero, cámaras y otros objetos de valor. También es preferible no utilizarlos cuando se use el transporte público (ante todo si hay una gran afluencia de pasajeros). Hay que recordar que debemos cuidar nuestros objetos personales, si no podríamos ser víctimas de un robo.
  2. Además, hay que evitar los paseos a altas horas de la noche sin amigos o acompañantes rusos, especialmente por los barrios alejados de la parte céntrica de las ciudades. Lamentablemente, se registran aún casos de conducta agresiva de jóvenes reunidos en grupos, cabezas rapadas u otros que se comportan de manera provocadora. También pueden haber algunos borrachos por la calle buscando problemas. La mejor solución es pedir un taxi oficial por teléfono hasta llegar al destino. En caso de una situación de emergencia, si fuera necesario hay que dirigirse a la Policía.
  3. También es conveniente llevar siempre consigo el pasaporte o un documento de identidad. En este caso especialmente nos referimos a Moscú, donde los policías tienen derecho de pedir la documentación para verificarla. Al mismo tiempo, hay que guardar bien estos documentos porque en el caso de pérdida será difícil recuperarlos y supondrá un gran problema. La opción es hacer una fotocopia de sus documentos y llevarla encima, dejando los originales en su alojamiento.
  4. A menudo, los visitantes de las grandes ciudades como Moscú o San Petersburgo tienen problemas con los viajes en el transporte público, especialmente en el metro urbano en horas punta. El metro ruso es técnicamente muy seguro y satisface todos los estándares mundiales. Sin embargo, los grandes tumultos de pasajeros crean dificultades para avanzar por las escaleras y andenes, y también hacen más fácil el oficio de los ladrones. Hay que estar siempre alerta, llevar las bolsas con los objetos personales bajo el brazo y tenerlas bien cerradas. En caso de necesitar auxilio urgente, se pueden utilizar los paneles de comunicación instalados, casi siempre, en el centro de las andenes.

Tampoco hay que olvidarse de mantener cerrada la puerta del alojamiento y no abrirla a gente desconocida. Es muy importante tener cuidado con los contactos que realicemos en discotecas, bares, etc.

Rambler's Top100