Jojlomá

JojlomáRIA Novosti/ Yuri Levant

La pintura de Jojlomá es un tipo de artesanía rusa popular que surgió en la provincia de Nizhni Nóvgorod en el siglo XVII y recibió el nombre de un gran pueblo comercial, Jojlomá, al cual llegaban todas las obras elaboradas de madera.

Aunque al principio la elaboración de los utensilios se realizaba únicamente en monasterios y era para uso exclusivo de la corte del zar, con el tiempo su fabricación se extendió a diferentes talleres.

La tecnología del dorado de los objetos hechos de madera, que encuentra sus raíces en la creación de los iconos, se ha conservado hasta nuestros días casi sin modificaciones. Consta de cinco procesos fundamentales. Antes de llegar a ser doradas, las vasijas de madera pueden parecer de barro o plateadas.

Primero, se talla en el torno la madera de tilo secada: se obtienen vasijas, floreros, cucharas, cucharones, tazas, etc. Luego se secan y se cubren con una imprimación de un color rojo oscuro o marrón oscuro que los hace parecer de barro. A continuación todos los objetos se cubren con aceite de linaza y se frotan con un polvo de aluminio con el que obtienen un color plateado mate. Y finalmente empieza la etapa de la pintura. El motivo típico del ornamento de la vajilla son las flores y las bayas. El adorno se distingue por su policromía y su llamativo diseño. Los colores esenciales que se usan son el dorado, el negro, el rojo y con menos frecuencia, el verde. Tras ser pintados, los utensilios se cubren de laca unas tres veces y luego se meten en un horno a una temperatura de 120-130 grados centígrados. La laca le da a la superficie plateada un brillo dorado y así la madera se convierte en "oro".

La vajilla de Jojlomá puede ser utilizada en la vida cotidiana para comer y beber, de manera que no es solo una obra de artesanía tradicional, sino un utensilio que tiene una aplicación práctica.

En el siglo XIX se podía encontrar la vajilla de Jojlomá en cualquier parte de Rusia, así como en Persia, la India, Asia central, EE. UU. y Australia. Después de la Feria Internacional celebrada en París en 1889, la exportación de las obras artesanales de Jojlomá aumentó.

En 1916, en la ciudad de Semiónov se abrió la Escuela de Talla Artística en Madera. En 1931 los graduados de esta escuela crearon una pequeña asociación que con el tiempo se convirtió en la fábrica La Pintura de Jojlomá.

A partir de mediados de los años 60 y hasta nuestros días esta fábrica es la mayor productora de obras artesanales de madera de Jojlomá en la que se respetan las antiguas tradiciones del oficio.

La sofisticada imaginación artística de los maestros de Jojlomá, junto con la altísima calidad de fabricación de los utensilios, hace que estas obras de artesanía sean demandadas por miles de ciudadanos rusos y turistas extranjeros dentro de Rusia y tengan un amplio mercado fuera del país.

Rambler's Top100