Festivales y premios cinematográficos rusos

Festivales y premios cinematográficos rusosRT

Rusia tiene una amplia diversidad de festivales y premios cinematográficos nacionales. La mayor parte de ellos son poco conocidos internacionalmente pero a menudo ayudan a los cineastas rusos en su carrera profesional y favorecen la distribución de las películas nacionales.

Festivales del cine rusos

El único festival cinematográfico ruso que tiene larga historia y amplio reconocimiento en el mundo es el Festival Internacional de Cine de Moscú. Se celebra anualmente en junio en la capital rusa y está considerado el segundo más antiguo del mundo, luego del Festival de Venecia. La primera edición de este certamen se celebró en 1935 y estuvo encabezada por el ilustre cineasta ruso Serguéi Eizenstéin. El primer triunfador del festival fue la popular cinta soviética de acción Chapáyev (1934) sobre el afamado héroe de la guerra civil rusa, Vasili Chapáyev.

Pero la segunda edición del festival no tuvo lugar hasta 24 años después, en 1959, año a partir del cual el certamen comenzó a celebrarse bienalmente de forma regular. El festival pronto ganó popularidad y prestigio en el mundo. Algunas películas galardonadas en el certamen luego entraron en la historia del cine mundial como obras maestras. Por ejemplo, en 1963 el premio principal recayó en la obra de Federico Fellini Ocho y medio, que se estrenó en el Festival de Moscú.

Esta adjudicación estuvo a punto de producir un escándalo porque inicialmente las autoridades soviéticas no querían galardonar una película con tantos elementos eróticos. Los organizadores incluso intentaron otorgar el premio a una mediocre cinta rusa que participaba en el concurso, pero finalmente el jurado del certamen premió la obra de Fellini porque entre los filmes participantes no había ninguna película comparable en valor artístico.     

Algunos cineastas actualmente considerados clásicos recibieron su primer reconocimiento en el festival de Moscú. Entre ellos figuran el húngaro István Szabó, el polaco Krzysztof Kieślowski y el cubano Humberto Solas. Entre los miembros del jurado del festival han figurado personalidades del cine mundial como Robert De Niro, Alberto Sordi, Andrzej Wajda, Richard Gere o Gina Lollobrigida.

Entre las cintas triunfadoras del Festival de Moscú ha habido varios filmes de producción española y latinoamericana. Por ejemplo, el premio principal de la edición del año 2010 se entregó a la película venezolana Hermano, dirigida por Marcel Rasquin. El principal triunfador del 2003 fue la película española La luz prodigiosa de Miguel Hermoso. En la edición de 1969, la actriz argentina Ana María Picchio ganó el premio a la mejor actriz por su actuación en Breve cielo y en 2004 este galardón recayó en la uruguaya China Zorrillapor su papel en Conversaciones con mamá.

Desde el año 1972 el Festival de Moscú está considerado por la Federación Internacional de las Asociaciones de Productores de Cine uno los más prestigiosos del mundo, a la misma altura que los festivales de Berlín, Cannes, San Sebastián, Karlovy Vary y Venecia. Desde 2000 el certamen se celebra anualmente en junio, entre los festivales de Karlovy Vary y Cannes.

El premio más importante del festival es el San Jorge de Oro, una estatuilla del santo y el dragón, una reproducción de la imagen que se encuentra en el escudo de la capital rusa. Aparte del concurso principal, el certamen incluye varios concursos adicionales, así como programas retrospectivos y proyecciones fuera de concurso. Desde 2000 el presidente del Festival de Moscú es el famoso cineasta ruso Nikita Mijalkov.

Otro festival importante ruso es Kinotavr, que se celebra cada año en la ciudad de Sochi, ubicada en las orillas del mar Negro. Su primera edición se celebró en 1991, inmediatamente tras la caída de la URSS. El certamen comenzó en los tiempos más duros para el cine ruso, cuando el sistema soviético de producción cinematográfica estaba en ruinas. El festival tuvo como objetivo apoyar la industria del cine en el período de crisis y ayudar a los cineastas a encontrar recursos para sus películas.

En 2005 la nueva dirección del festival introdujo considerables cambios en su estructura. El programa internacional del certamen desapareció y Kinotavr se concentró solamente en el cine de producción rusa. Además, fue ampliada la “parte de negocios” del certamen: el propio festival se combinó con un mercado cinematográfico para seleccionar películas para su posterior distribución, lo que dio sus frutos: el presupuesto del festival aumentó considerablemente y Kinotavr se convirtió en el principal foro cinematográfico nacional.

Celebrado a la orilla del mar, como el famoso Cannes, Kinotavr habitualmente alterna los actos cinematográficos con el reposo en la playa y diversos actos culturales como debates artísticos, conciertos o reuniones amistosas de los cineastas. Cada año aumenta la cantidad de los premios entregados en el festival.

En Rusia hay varios festivales dedicados al debut de jóvenes cineastas. El certamen principal de esta orientación es el llamado Espíritu del Fuego, celebrado desde 2003 en la ciudad de Janti-Mansiisk, Siberia Occidental. El festival premia solo a los debutantes en el cine. El galardón principal, llamado Taiga de Oro, tiene un valor económico de unos 10 000 dólares. En el marco del certamen se celebra un foro estudiantil en el que se evalúan las obras de los estudiantes de diversas escuelas cinematográficas.

Otro festival semejante es el Santa Ana y se celebra desde el año 1994 en Moscú. Al igual que el Espíritu del Fuego, pueden participar únicamente películas de debutantes o cintas de estudiantes. El símbolo del certamen es una imagen de santa Ana de un cuadro de Leonardo da Vinci.

Asimismo, la más prestigiosa universidad cinematográfica rusa, VGIK, organiza su propio festival desde 1961. El año pasado en la 30.ª edición del Festival Estudiantil Internacional VGIK participaron obras de casi 30 escuelas de cine de varios países.

Premios cinematográficos rusos

Aparte de los festivales de cine, en Rusia hay varios prestigiosos premios cinematográficos nacionales. El premio más antiguo e importante en esta esfera es el Nika, fundado en 1987 por la Unión de Cineastas de la URSS como análogo ruso de los Oscar de EE. UU. Desde esa fecha el galardón se entrega anualmente. Los laureados son elegidos por los miembros de la Academia de Artes Cinematográficas de Rusia, de la que forman parte más de 600 representantes de diversas especialidades del mundo del cine.

El título del premio proviene del nombre Niké, la diosa de la Victoria en la mitología griega y se materializa en una estatuilla de la diosa alada, fabricada de bronce cubierta de oro. En 2002 la cantidad de secciones del premio aumentó considerablemente. Por ahora los galardones se entregan en 20 categorías. Además de premiar los mejores cineastas del año, los organizadores del certamen introdujeron condecoraciones por la aportación en el arte del cine. Según las reglas del premio, el cineasta nominado puede rechazar la participación en el concurso.

Entre los laureados del premio Nika figuran las personalidades más destacadas del cine ruso como los realizadores Serguéi Paradzhánov, Kira Murátova, Eldar Riazánov y actores como Mijaíl Uliánov, Viacheslav Tíjonov o Nonna Mordiukova. Desde el año 2007 el presidente de la Academia de Artes Cinematográficas de Rusia, responsable de la entrega del premio Nika, es el famoso actor del cine ruso Alexéi Batálov.

Los principales premios Nika fueron otorgados a las mejores obras del cine ruso del complicado periodo postsoviético. En la primera ceremonia el premio más prestigioso recayó en el filme Arrepentimiento (1987) del realizador georgiano Tengiz Abuladze, una alegoría filosófica sobre un dictador que destruye la vida de una familia. En 1997 con el principal premio fue galardonado el drama El ladrón de Pável Chujrái. Este poderoso filme sobre el destino de un chico ruso en los duros tiempos de los años 40 en la URSS también estuvo nominado al Oscar y recibió varios premios internacionales. En 2003 el triunfador fue El retorno, el drama meditativo sobre las relaciones familiares, dirigido por Andréi Zviáguintsev, que además recibió el León de Oro en el Festival de cine de Venecia.

Otro premio nacional cinematográfico ruso es el Águila de Oro, fundado en 2002. Tras una profunda escisión entre los cineastas rusos, en ese año se creó la Academia Nacional de Artes y Ciencias Cinematográficas de Rusia, que fundó su nuevo galardón del cine para distanciarse de los premios Nika y de la Academia de Artes Cinematográficas de Rusia. No obstante, los principales ganadores de ambos premios a menudo coincidieron (así fue en el año 2002 con el filme El cuco de Alexandr Rogozhkin, en 2003 con El retorno, en 2005 con Novena compañía militar de Fiódor Bondarchuk, y en 2006 con La isla de Pável Lunguín).

El diseño del premio también es bastante parecido al de Nika: es una imagen de un águila en vuelo, hecha de bronce y dorada sobre una base de jaspe. Aparte de la estatuilla, el premio mayor contempla la dotación de 20 000 dólares al vencedor. El galardón incluye 20 categorías y condecoraciones especiales para los cineastas más destacados de la escena rusa. El principal promotor de este galardón fue Nikita Mijalkov, que también encabeza la Unión de Cineastas de Rusia.

El tercer premio cinematográfico ruso en importancia es el llamado Elefante Blanco. Esta condecoración fue establecida en 1991 bajo el nombre Aries de Oro como uno de los premios del festival Kinotavr, pero en 1992 se estableció como premio independiente. Desde el año 1999 lo entrega el Sindicato de Investigadores y Críticos de Cine de Rusia. En 2005 cambió su título al actual Elefante Blanco. Es el único premio del cine ruso cuyos ganadores son elegidos por los críticos y periodistas dedicados al mundo del cine.

El premio MTV Russia Movie Awards es la versión rusa de los conocidos premios del cine estadounidenses MTV Movie Awards, entregados desde 1992. Ese concurso inicialmente fue creado como parodia de los Oscar y a menudo incluye diferentes avances y presentaciones que bromean sobre las pomposas ceremonias de la Academia de Hollywood y las cintas nominadas a los Oscar. El mismo premio, un cubito con palomitas de maíz, también es una parodia a la industria hollywoodense. En Rusia estos galardones se entregan desde 2006. Todos los ganadores son elegidos mediante votación de los espectadores.

Rambler's Top100