Comunicación

ComunicaciónCorbis

Teléfono

Una de las formas más cómodas y fáciles para realizar llamadas es utilizar el teléfono de un hotel (desde la habitación) pero esta llamada puede resultar bastante cara.

Para ahorrar dinero se puede ir a cualquier telégrafo local, depositar ahí una cierta cantidad de dinero por la llamada, marcar el numero deseado (para llamar al extranjero hay que marcar 8 + 10 + código de país + código de ciudad + número de teléfono), hablar el tiempo deseado y luego, en caso de que se hable menos de lo que pagó, se devolverá el dinero que sobra. Las llamadas tendrán un coste más barato, aunque en este caso puede ser bastante complicado entenderse con los profesionales que le atiendan.

También es posible usar aquí teléfonos móviles. A la hora de entrar en el país en la pantalla del celular aparecerá alguna de estas tres inscripciones: “MTS-RUS”, “BeeLine” o “Megafon”. Estas son las 3 principales operadoras de telefonía móvil en Rusia. Sus tarifas no son muy altas; sin embargo, se fijan tanto por llamada entrante como saliente. Al utilizar sus servicios, hay que marcar el signo “+” con el código de país + código de ciudad + el número deseado para hacer una llamada a casa, por ejemplo. Para conectarse a un número móvil ruso, se pone directamente el número que tiene. Para llamar a un número fijo dentro del país, se marque “+7” + código de ciudad + el número.

Internet

El uso de internet durante los viajes por Rusia es algo muy común y hoy en día las comunicaciones por la red desde el país son bastante buenas, sobre todo en las ciudades grandes, como Moscú y San Petersburgo.

Allí existen numerosos cibercafés (“internetkafé”), que ofrecen a sus clientes buena calidad de conexión con ordenadores modernos por precios no muy excesivos. Además, tienen todos los servicios complementarios: impresoras, escáner, servicio de fotografía y vídeo digital… y muchas cosas más. Sin embargo, hasta en las localidades pobladas su cantidad todavía no es suficiente y encontrarlos, a menudo, no es nada fácil.

Por eso, si lo que se necesita es solo mandar un e-mail, sería más accesible hacerlo desde el propio hotel. Sin embargo, el servicio de internet costará mucho más.

La otra opción es el servicio de conexión a internet que se ofrece en las oficinas de correo. Esta es una opción con un precio más que razonable pero en comparación con los cibercafés, la comunicación no es tan buena y habitualmente estos recintos están equipados con ordenadores antiguos.

En cuanto a la conexión Wi-Fi, se puede decir que actualmente es fácil encontrar este servicio en varios lugares: aeropuertos, estaciones, metro, hoteles, bibliotecas, cines, cafeterías, restaurantes e incluso en las paradas de autobuses. Además, el número de este tipo de puntos va aumentando. Sin embargo, a menudo no es gratis. En particular, esto sucede en las regiones alejadas de la parte central del país, donde hay que pagar por el acceso casi siempre.

Idioma

El ruso es universal e interétnico en el país pero no es cierto que la gente hable solo este idioma y que desconozca otros.

En cuanto a las ciudades grandes, allí los turistas extranjeros casi no tienen problemas con la comunicación ya que muchos ciudadanos hablan inglés (los habitantes de Moscú o San Petersburgo cada vez tienen más interés por los idiomas). Es bastante sencillo orientarse en estas zonas porque las guías turísticas, los listados de las calles, los mapas, las estaciones de metro u otros medios de transporte público también aparecen en inglés.

Si hablamos de las localidades y regiones lejanas, en este caso es preferible hablar un poco de ruso, saber algunas frases útiles y llevar consigo una guía de conversación. La solución más simple es aprovechar los servicios que suelen prestar las agencias de viajes o un guía.

Rambler's Top100