Andréi Arshavin

Andréi ArshavinRIA Novosti / Vitali Beloúsov

Andréi Arshavin nació el 29 de mayo de 1981 en la ciudad de Leningrado (ahora San Petersburgo). El amor por el fútbol nació de la influencia de su padre, que también fue jugador y siempre quiso que su hijo tuviese el mismo interés por este deporte que él. Arshavin también jugaba a las damas en la Casa de Pioneros y Escolares del distrito de Vasiliostrovski y era uno de los mejores en su categoría. Su entrenador aseguraba que su profesionalismo en las damas le podría llevar a grandes triunfos en este juego. Pero Andréi eligió otro camino y no le fue mal.

Comienzos prometedores en el fútbol profesional

Arshavin comenzó a jugar al fútbol a los siete años en la escuela Smena, una de las más populares de San Petersburgo, y desde pequeño siempre le encantó el FC Barcelona de España. Sus entrenadores fueron Serguéi Gordéyev y Víktor Vinográdov. A los 16 años Andréi empezó a jugar en el equipo superior de Smena. En 1999 jugó en el Zenit-2 y a los 19 años saltó al primer equipo del club, en aquella época dirigido por Yuri Morózov. Sin embargo, el legendario entrenador aseguró en más de una ocasión que Arshavin tenía que madurar para convertirse en una verdadera estrella.

“Andréi demasiado pronto comenzó a sentirse una estrella del fútbol. Desde las categorías menores siempre jugó en la posición detrás de los delanteros, y nunca tuvo otras responsabilidades en el equipo. Otros recuperaban el balón, se lo pasaban y él lo repartía, hacía goles, nada más, era todo lo que le exigían”, decía Morózov.

El 2 de agosto del año 2000, Arshavin saltó al terreno de juego en reemplazo de Andréi Kobelev en un partido por la Copa Intertoto contra el Bradford City AFC inglés, que terminó 3–0 a favor de los rusos, siendo este su primer partido como profesional. Desde el año 2001 Arshavin lideró la delantera del Zenit junto con Alexandr Kerzhakov, dúo que se deshizo luego de la partida de este último al Sevilla español, en 2006. En 2001 Arshavin obtuvo la medalla de bronce en el campeonato ruso y fue allí cuando la prensa lo destacó como el mejor centrocampista derecho del torneo.

Morózov siempre decía que Andréi Arshavin tenía una visión extraordinaria del campo y su velocidad combinaba perfectamente con su poco común estilo de dribling.

“Andréi nunca tenía miedo de cargarse al equipo sobre sus hombros. Podía burlar a cualquier rival incluso en una zona limitada, atacando y dando pases con peligro”. El entrenador ponía a Arshavin en la banda derecha del mediocampo, pero luego volvió a jugar de “enganche”. Sin embargo, con la llegada del técnico checo Vlastimil Petržela —que dirigió al Zenit de 2003 a 2006— y más tarde bajo dirección del holandés Dick Advocaat, Andréi jugó como delantero neto.

Estreno en la selección nacional

El 17 de mayo de 2002 debutó con la selección nacional rusa en un partido amistoso ante el equipo de Bielorrusia, que terminó empatado a un gol. Arshavin apareció, por decisión del técnico Oleg Romántsev, en el minuto 62 de partido, en reemplazo de Dmitri Alénichev.

Romantsev excluyó a Arshavin de la lista de convocados para el Mundial de Corea-Japón de 2002 y luego el técnico fue destituido de su cargo por la mala actuación del combinado nacional en la Copa del Mundo.

El 13 de febrero de 2003 Andréi Arshavin anotó su primer gol con la selección rusa en un partido amistoso frente a Rumanía, que finalizó 4–2 a favor de los rusos. Ese mismo año Arshavin alcanzó el subcampeonato de Rusia con el Zenit. Sin embargo, en 2004 el nuevo entrenador del equipo nacional, Gueorgui Yártsev, no lo convocó para participar en la Eurocopa, a pesar de que Andréi era uno de los candidatos más firmes. No obstante, el diario Sport Express nombró a Arshavin mejor delantero, mientras que los lectores del periódico Sovetski Sport lo eligieron como el mejor futbolista de Rusia.

Con la llegada de Guus Hiddink en 2006, Arshavin finalmente logró posicionarse como estrella y líder de la selección nacional. Unos cuantos partidos irregulares alejaron al Zenit y a Arshavin del título del campeonato nacional y el elenco finalmente terminó en cuarta posición. Sin embargo los diarios más populares de Rusia, así como la Unión Rusa de Fútbol (RFS) lo reconocieron como el mejor jugador del país.

En 2007, el delantero petersburgués se puso al mismo tiempo dos cintas de capitán: la del Zenit y la de la selección rusa, pero no todo fue felicidad. En abril del mismo año Advocaat tuvo que quitarle el puesto de capitán y excluirlo del equipo titular debido a ciertos problemas extradeportivos que protagonizó junto a Alexándr Aniukov e Ígor Denísov, compañeros en el Zenit. Sin embargo, el nombramiento le fue devuelto tras los malos resultados en la Copa de Rusia. Lo interesante es que el mal rato que sufrió Arshavin no influyó en su rendimiento ni en el equipo de San Petersburgo ni en la selección nacional, a la que Hiddink lo convocaba y donde el atacante mostraba lo mejor de su juego, sin importar el esquema táctico implantado por el estratega holandés.

Sin pelos en la lengua

Andréi Arshavin es conocido por ser un futbolista que no esconde su punto de vista sobre los demás. Siempre es sincero y honesto, nunca ha temido decir lo que piensa. Un claro ejemplo fueron sus comentarios antes del partido frente a la selección inglesa en la fase de eliminatorias para la Eurocopa de 2008. Arshavin afirmó que Inglaterra era un equipo con mayor clase y ante el que no sentiría vergüenza de perder. Hiddink nunca respondió a esto y solo afirmó que Andréi siempre salía al campo a entregar lo mejor de sí mismo y que hacía todo lo que podía por obtener la victoria. Al final, Rusia venció 2–1 a los de Steve McClaren con un doblete de Román Pavliuchenko en el estadio Luzhnikí de Moscú.

El 11 de noviembre de 2007, luego de vencer a Saturn por 1–0, el Zenit se coronó por primera vez campeón de Rusia desde 1984, cuando conquistara la desaparecida Primera División de la URSS. Inició la temporada ganando la Supercopa de Rusia en marzo de 2008, tras imponerse al Lokomotiv por 2–1, con un peculiar gol de Arshavin, a los 34 minutos de partido.

El 15 de mayo de 2008 el FC Zenit conquistó la copa UEFA venciendo 2–0 al Glasgow Rangers escocés. Arshavin, que a los cuatro minutos de iniciado el encuentro estuvo a punto de marcar uno de los tantos más recordados del torneo, fue elegido el mejor jugador de la final.

A pesar de no disputar los dos primeros partidos por estar sancionado, Arshavin fue el pilar de Rusia en la Eurocopa de 2008 y junto a ella alcanzó las semifinales del torneo, donde perdió frente a España, que después obtendría el título continental. Tras esta competición fue incluido en el once ideal de Europa elaborado por la UEFA. En diciembre del mismo año Arshavin ocupó el sexto lugar en la elección del jugador al que se le entregaría el Balón de Oro, otorgado por la revista France Football, el mejor resultado de un futbolista ruso luego de la caída de la Unión Soviética.

Carrera en el extranjero y póker

Después de jugar un total de 310 partido oficiales con el Zenit y anotar 71 goles, y luego de muy firmes ofertas del Tottenham, fichó por el Arsenal FC por unos 16,5 millones de libras esterlinas (unos 24 millones de dólares en aquella época) según la revista Sport Express.

Debutó con los “gunners” el 21 de febrero de 2009, con el número 23 en la espalda, en un partido de local frente al Sunderland, que finalizó 0–0 y en el que Arshavin fue nombrado el mejor de la cancha, según la BBC. Anotó su primer gol con el equipo inglés en marzo del mismo año, durante el encuentro por la Premier League inglesa ante el Blackburn. En abril Arshavin logró su primer “póker” (cuatro goles en un mismo partido) ante el Liverpool, encuentro que terminó finalmente igualado 4–4 y se convirtió en el primer jugador en marcar cuatro goles en el estadio Anfield en los últimos 63 años.

Arshavin también ha dedicado parte de su tiempo a la labor social. A principios de 2007 fue incluido en la lista del partido “Rusia Unida” para las elecciones de la Asamblea Legislativa de San Petersburgo, pero finalmente rechazó al cargo de diputado. Se conoce también que “Shava”, como lo llaman en Rusia, es aficionado al póker y a finales del año pasado participó en un torneo benéfico en una reconocida compañía.

Al igual que la mayoría de los futbolistas famosos ha participado en varios proyectos comerciales, entre ellos uno con la empresa de telefonía móvil y otro con la compañía de bebidas. Además, a mediados de junio de 2010 presentó una marca de ropa con su nombre.

Rambler's Top100