Kvas

Kvascorbis

Durante siglos el kvas ha sido la bebida preferida de los rusos en la época de los sofocantes calores estivales.

Literalmente la palabra “kvas” quiere decir “levadura de pan”. Se trata de una bebida alcohólica fermentada muy suave (el más fuerte ronda los 2,2% de concentración alcohólica), aunque también existen variedades sin alcohol. Su sabor resulta intermedio entre un refresco y la cerveza. Se elabora con harina de centeno y malta o también con harina de salvado y un poco de pan de centeno. La mezcla se deja fermentar en agua. A veces, durante el proceso se le añaden frutas. Gracias a las levaduras que se utilizan en su fabricación, el kvas es una buena fuente de vitamina B.

La peculiaridad de esta bebida en la gastronomía rusa es que se emplea también como base líquida para cocinar una sopa de verano tradicional llamada “okroshka”, que se sirve fría.

Para preparar okroshka necesitamos pepinos, rabanitos, cebolla verde y un poco de eneldo o de perejil. Se lava y se corta todo en pedacitos. Luego, se añaden los ingredientes cocidos, pero ya enfriados: un par de huevos y de patatas y carne. Y por supuesto, el kvas. Se toma fría, con smetana (especie de nata agria), mayonesa o nata. El nombre “okroshka” proviene de una palabra rusa que significa desmenuzado, así que todos sus ingredientes tienen que estar desmenuzados en pequeños pedazos.

Hoy en día la fabricación de kvas en Rusia se ha desarrollado en una industria con un volumen de ventas de miles de millones de rublos. La fermentación se realiza en tanques de 250 000 litros. Después de pasar allí dos días, el kvas es enviado a la planta de embotellamiento. La versión sin alcohol se produce en las cervecerías más famosas del país. Una de ellas, por ejemplo, tiene capacidad para fabricar dos millones de litros de esta bebida por día.

Rambler's Top100