Lucha

LuchaRIA Novosti / Vitali Beloúsov

Al igual que en muchos otros países, en Rusia la lucha siempre ha sido muy popular. Junto con el pugilato, ha sido un entretenimiento y una necesidad vital (las guerras en Rusia no han cesado prácticamente nunca). Además, el pugilato durante mucho tiempo había sido un modo de resolver disputas legales, y a veces, conflictos internacionales. Hay datos que apuntan a que en el siglo X el príncipe san Vladímiro acordó determinar la resolución del conflicto con los pechenegos mediante un combate entre dos bogatyr. El guerrero ruso levantó al pechenego y lo estranguló. Así fue el final del decisivo combate.

Hay que subrayar que, aunque la Iglesia ortodoxa no fomentaba los combates cuerpo a cuerpo en la antigüedad, todos los intentos de erradicar el pugilato fueron infructuosas.

La lucha moderna empezó a desarrollarse en Rusia a finales del siglo XIX. Se organizó un círculo de amantes de la halterofilia, cuyos miembros también se dedicaban a la lucha. Con el tiempo más organizaciones de este tipo empezaron a aparecer primero en Moscú y más tarde en muchas otras ciudades.

En 1897 tuvo lugar la primera competición nacional de lucha francesa. ¿Y por qué francesa? Es muy fácil: en Europa los combates de luchadores profesionales en el siglo XIX eran populares mayoritariamente en Francia. De ahí el nombre común de la lucha. En 1896 fue incluida en el programa de los primeros Juegos Olímpicos de la historia contemporánea bajo el nombre de “lucha grecorromana”, lo que supuestamente le tendría que dar un carácter internacional y recalcar la herencia de las tradiciones deportivas de la Antigüedad. En ocasiones, la lucha grecorromana se llamaba “lucha clásica”.

En 1898 en Viena se celebró el primer campeonato de Europa de lucha grecorromana, que terminó con la victoria del ruso Gueorg Gakkenshmidt y al que en el extranjero apodaron el “león ruso”.

En 1904 en San Petersburgo tuvo lugar el primer campeonato internacional de lucha entre profesionales. La lucha profesional no se convirtió en un deporte independiente, sino en un espectáculo deportivo. En la primera mitad del siglo XX eran muy populares los combates de luchadores profesionales en los circos. Sin embargo, muchos de los luchadores que posteriormente se hicieron famosos, empezaron su carrera como profesionales.  

Iván Poddubny, que en cuarenta años no había perdido ni un combate, Iván Zaíkin, Vladislav Pytliasinski, Iván Shemiakin, y otros atletas fueron los fundadores de la escuela “rusa” de lucha, que recibió reconocimiento internacional.

En 1939 tuvo lugar el primer combate por el título de campeón absoluto de la URSS. Su ganador fue el joven atleta de peso semipesado Konstantín Koberidze, quien venció a los atletas de peso pesado.

El año más significativo para los deportistas soviéticos fue 1952. Por primera vez, la selección de la URSS participaba en los Juegos Olímpicos, aquel año celebrados en Helsinki. Entre los campeones olímpicos de esa ocasión estaban Borís Gurévich (52 kg), Yákov Punkin (62 kg), Shazam Safin (67 kg) y Johannem Kotkas (más de 87 kg). El equipo ganó el oro a cargo de Vajtang Kuijanidze. El atleta con más títulos de la historia de la lucha grecorromana es Alexandr Karelin, que cuenta con tres medallas olímpicas de oro. En toda la historia de las Olimpiadas desde 1896 hasta 2004 los deportistas soviéticos y rusos se han llevado cuarenta y una medallas de oro, veinticuatro de plata y diecisiete de bronce, lo que es un número considerablemente mayor del que tienen otros países.

La lucha libre

La lucha libre empezó a extenderse en Rusia mucho más tarde que la lucha clásica. Se expandió principalmente en Azerbaiyán, Armenia y Georgia, así como en Osetia del Sur y Osetia del Norte, ya que las luchas tradicionales que allí se cultivaban se parecían mucho a la lucha libre internacional. El primer campeonato de la URSS se celebró en 1945, y pronto los representantes soviéticos de esta disciplina estuvieron entre los mejores del mundo. Las Olimpiadas más productivas para nuestros deportistas fueron las Olimpiadas de Moscú de 1981, en las que se llevaron siete medallas de oro. En los Juegos de 1972 y 1976 los luchadores de estilo libre soviéticos ganaron cinco oros. El primer tricampeón en la historia de la lucha libre fue el representante de la escuela soviética Alexandr Medved. Además del oro olímpico, en la cesta de medallas del legendario deportista hay siete oros del campeonato mundial. El luchador checheno Buvaisar Saitíev, de la escuela de lucha de Krasnoyarsk, fue tricampeón olímpico en 2008. Además, los luchadores de estilo libre con más títulos son los bicampeones olímpicos Iván Yariguin, Leván Tediashvili, Serguéi Beloglázov, Arsén Fadzáyev, Soslán Andíev, Mavlet Batírov y Majarbek Jadártsev.

Las normas de la lucha

La lucha grecorromana y la lucha libre se diferencian sustancialmente en los siguientes criterios:

-   en la lucha grecorromana está estrictamente prohibido tomar al oponente por debajo de la parte media del cuerpo (cintura), realizar zancadillas o utilizar activamente las piernas en la ejecución de cualquier acción;

-   en la lucha libre, al contrario, está permitido realizar zancadillas o utilizar activamente las piernas en la ejecución de cualquier acción;

-   en los tipos tradicionales de lucha se aplican normas específicas de cada región.

Rambler's Top100