Mitos de la historia de la cosmonautica rusa

Mitos de la historia de la cosmonautica rusaRT

Algunos de los mitos sobre los primeros años de la cosmonáutica —un periodo más misterioso que ningún otro por la atmósfera de secretismo que rodeaba los estudios espaciales en la URSS y EE. UU.— agitan la imaginación y están vivos hasta nuestros tiempos.

Gagarin no fue el primero

Gagarin no murió

Gagarin quería enterrar a Koroliov en la Luna

Gagarin no fue el primero

Uno de los mitos más estables en la historia de la cosmonáutica es el siguiente: Gagarin no fue el primer hombre en ser lanzado al cosmos. Según este mito, habría tenido 11 antecesores, pero todos los vuelos fracasaron y los cosmonautas murieron, por eso la URSS prefirió ocultar esta información y mantuvo en secreto todo lo referente al tema.

Esta leyenda fue construida en Occidente durante la Guerra Fría, cuando la URSS informaba muy pobremente al exterior sobre sus logros científicos en el proceso de exploración espacial (lo cual era bastante lógico en aquella atmósfera de competición entre las dos potencias mundiales). Los nombres de los cosmonautas y los ingenieros se ocultaban y tan solo se podían encontrar en la prensa los nombres de algunos pilotos e ingenieros de pruebas que testaban la maquinaria y aparatos. No es sorprendente que algunos de estos apellidos aparecieran en la lista elaborada por periodistas occidentales de cosmonautas supuestamente fallecidos.

La primera ocasión en la que se presentaron acusaciones contra la URSS por encubrimiento de datos sobre sus fracasos fue antes del vuelo de Gagarin. El 4 de febrero 1961 se realizó la primera prueba de lanzamiento de una sonda espacial a Venus. El experimento fracasó. El mismo día dos hermanos italianos Achille y Giovanni Judica-Cordiglia denunciaron que habían logrado captar una señal de radio y oír el latido de corazón y la respiración entrecortada de un cosmonauta soviético agonizando. El diario italiano Corriere della Sera publicó en 1965 un artículo dedicado a otros casos supuestamente observados por los hermanos italianos: el 28 de noviembre 1961 oyeron señales en alfabeto Morse (petición de ayuda en inglés); el 16 de mayo de 1961 captaron habla embrollada de una cosmonauta rusa; el tercer caso tuvo lugar el 15 de mayo de 1962, cuando fueron grabadas las conversaciones de 3 cosmonautas rusos (dos hombres y una mujer), muriendo en el cosmos (en aquella grabación se podía oír: "Las condiciones empeoran... ¿Por qué no respondéis? La velocidad cae... El mundo nunca va a saber de nosotros").

En total, en el periodo entre 1957 y abril de 1961 la prensa extranjera recogió 10 casos de fallecimientos de cosmonautas soviéticos y 1 caso de herida grave. Más tarde siguieron publicándose supuestos nuevos materiales sobre estos casos.

La parte soviética no comentaba estos hechos. Más tarde los investigadores soviéticos y rusos probaron la inconsistencia de cada uno de los casos mencionados en la prensa extranjera (en algunos hechos los cohetes fueron lanzados sin tripulación, en otros hechos los apellidos aparecidos en los artículos en realidad se referían al personal de prueba y no a los cosmonautas, etc).

Se debe mencionar que los mitos sobre cosmonautas sacrificados en aras de la ciencia no solo aparecieron en el extranjero. En la misma URSS circulaban historias sobre los tiempos de Stalin, cuando hubo tentativas de lanzamiento de cohetes con cosmonautas, en los que se habrían utilizado reclusos de los campos de trabajo. La base para estas especulaciones existía: en 1946 se elaboró el proyecto del cohete pilotado VR-190 para alcanzar altura suborbital y al comienzo de los años 50 se realizaron pruebas del misil de crucero AS-1 Kennel (o KS-1 Komet). Las filtraciones de información sobre estos dos proyectos podría haber provocado las especulaciones sobre crueles funcionarios soviéticos que, supuestamente, habrían mandado a los detenidos a la muerte segura en la cabina de un cohete experimental.

Este mito ricibió una interpretación original en un falso documental llamado Los primeros en la Luna (2005), de Alexéi Fedórchenko. El director crea la ilusión completa de que es una historia documental, construida a base de fragmentos de las crónicas de aquella época. No es sorprendente que la película suscitara agitadas discusiones entre público: para los especialistas de la industria espacial esta obra constituía una ofensa, a los amantes de ficción científica los entretuvo y, lo que es más importante, la película convenció a mayoría de los espectadores —los antiguos ciudadanos de la URSS— de que todo lo mencionado en la obra era cierto.

Gagarin no murió

Según la versión oficial, Yuri Gagarin falleció trágicamente el 27 de marzo de 1968 mientras realizaba un vuelo de entrenamiento en el avión MiG-15 junto con el instructor de aviación Vladímir Serioguin. Al realizar el vuelo, los pilotos no informaron de ningún fallo en el funcionamiento pero de repente la comunicación se interrumpió y el avión se estrelló.

La comisión gubernamental creada especialmente para la investigación de las causas de la catástrofe estableció que el avión se estrelló a las 10:31 cerca de un poblado en la región de Vladímir (a unos 150 kilómetros al este de Moscú). Pero las principales conclusiones de la comisión fueron clasificadas de secretas y se conocieron solo por los testimonios de sus integrantes al cabo de muchos años.

Existen varias hipótesis para explicar el desastre, pero ninguna de ellas es aceptada universalmente. Entre las versiones están las siguientes:

-          El líder soviético Leonid Brézhnev ordenó liquidar a Gagarin por envidia debido a que la popularidad de este había eclipsado el nombre del propio Secretario General.

-          El cosmonauta fue eliminado por sospechas de ser un agente de los servicios especiales occidentales.

-          Durante el vuelo el avión chocó con un pájaro o un globo meteorológico.

-          Los pilotos estaban borrachos.

-          El avión cayó en la corriente de un torbellino de otro avión que volaba cerca, de resultas el aparato de Gagarin perdió el mando y entró en barrena.

-          Marcianos u otras fuerzas extraterrestres raptaron a Gagarin.

También existe la hipótesis que afirma que Gagarin no se estrelló en aquel avión. Según la primera versión de esta leyenda, Gagarin fue arrestado en secreto por el KGB, le hicieron una operación de cirugía plástica para cambiar sus rasgos y después lo ingresaron en un manicomio, donde murió. Según la otra versión, el mismo Gagarin habría tramado la catástrofe simulando su muerte y después habría vivido bajo un nombre falso en una pequeña aldea rusa. Finalmente existe la hipótesis que cuenta que Gagarin murió 18 días antes de la catástrofe durante el lanzamiento de una aeronave secreta en el marco del programa soviético de exploración lunar (y el siniestro fue tramado para esconder la verdad).

Recientemente un grupo de expertos rusos presentó una nueva versión de la muerte del cosmonauta soviético. El ex aviador militar Ígor Kuznetsov, junto con sus colegas, trató de reconstruir las circunstancias del accidente y explicar la conducta de los pilotos, utilizando modernos programas de ordenador. Concluyeron que al volar a una altura de 4000 metros, Gagarin y Serioguin descubrieron que la llave de ventilación de la cabina estaba en mal estado e intentaron bajarse, pero realizaron esta maniobra tan bruscamente que perdieron el sentido. Luego el caza entró en barrena y cayó a tierra.

Gagarinquería enterrar a Koroliov en la Luna

El padre del programa espacial soviético y el diseñador jefe de cohetes y naves espaciales, Serguéi Koroliov, falleció el 14 de enero de 1966. Según el relato del cosmonauta Alexéi Leónov, como homenaje Yuri Gagarin decidió enterrar en la Luna los restos de Koroliov, que siempre había deseado visitarla. El plan era tan secreto que solo un pequeño círculo de cosmonautas, en el que se encontraba Leónov, estaba enterado. Después de la cremación, Gagarin habría tomado las cenizas de su instructor y las habría puesto en una cápsula especial que guardaba en su oficina o en algún otro lugar.

Los conspiradores decidieron mantener su plan en secreto porque en caso contrario tendrían que coordinar sus acciones con docenas de instancias del Partido durante meses o incluso años. Los cosmonautas también suponían que el Comité Central del Partido Comunista probablemente querría que parte de las cenizas de Lenin fueran enterradas primero en el suelo lunar.

Según cuenta la leyenda, Gagarin planeaba llevar los restos en 1968 durante la primera misión soviética a la Luna. Sin embargo, el proyecto fracasó con la muerte del cosmonauta en 1968 y con el abandono de la planeada misión tras varios intentos fallidos. La cápsula con los restos de Korolióv se perdió. Casi todos los miembros del pacto secreto fallecieron y ahora no se puede encontrar ninguna prueba de la existencia de aquel proyecto, a excepción del testimonio de Leónov.

Rambler's Top100