Máslenitsa

MáslenitsaRIA / Igor Samoilov

La Máslenitsa, que se celebra una semana antes del comienzo de la Cuaresma,esel festejo que simboliza la despedida del invierno, la espera de la primavera y la llegada de esta tan esperada estación. La fiesta tiene origen pagano pero su nombre proviene a la época cristiana y significa “semana de la mantequilla”, precisamente porque en la semana previa de la Cuaresma se permite comer productos lácteos, pescado y mantequilla, o maslo, en ruso, alimentos que no se podrán consumir durante el periodo de abstinencia anterior a la Pascua de Resurrección. La semana se conoce también como la semana de los bliný, panqueques.

Niños, jóvenes y adultos pueden disfrutar de los desfiles de músicos y payasos, actuaciones artísticas, conciertos de música folklórica y moderna, y concursos de disfraces. Uno de los mayores atractivos es el concurso entre los grandes maestros de cocina para hacer las tortitas, bliný, más finas y las más gruesas.

El primer día se llama “la Bienvenida” y se hace un muñeco de paja que simboliza el invierno y todos los vicios para quemarlo el último día de la fiesta. Se instalan pendientes de hielo para deslizarse y se empiezan a cantar canciones tradicionales de esta fiesta.

Los rusos terminan las celebraciones con ritos especiales. Según la tradición, la gente participa en los numerosos festejos que se organizan por todo el país. Durante la fiesta también es costumbre quemar los muñecos de la Máslenitsa, demostrando de este modo que se vence al invierno y a la muerte y se libera el camino para la llegada de la primavera, el calor, la vida y la fertilidad. Además, la gente enciende hogueras para "derretir el hielo y acabar con el frío" y quema cosas viejas e innecesarias.

El fin de la Máslenitsa coincide con la fiesta religiosa ortodoxa del Domingo del Perdón, dedicada a la redención. Este día, en vísperas de la inminente Cuaresma que empieza el lunes y durará siete semanas, los creyentes piden perdón a todo el mundo y deben ser perdonados para poder participar del período de abstinencia sin ningún pecado, para concentrarse en la vida espiritual y, a continuación, para recibir la Pascua con el corazón abierto.

—Perdóname si tengo culpa.

—¡Que Dios te perdone, yo te perdono! —con estas palabras los ortodoxos se saludan unos a otros, es el inicio de la purificación espiritual.

Rambler's Top100