Navidad

NavidadRIA / Serguéi Piatakov

Según la Biblia, hace más de 2000 años la humanidad fue testigo del cumplimiento de su esperanza más ansiada: conseguir una estrecha comunicación con Dios. La fiesta de la Navidad simboliza la reconciliación del hombre con Dios. La Navidad recuerda la hazaña redentora de Jesucristo y la renovación de la naturaleza humana.

Cuando abordamos el tema de la Navidad, a menudo diferenciamos la Navidad de tradición católica, que se celebra el 25 de diciembre, de la ortodoxa, celebrada el siete de enero. Tal diferenciación de fechas tiene claras explicaciones que no están relacionadas con la religión.

Tras la Revolución de Octubre (1917) Rusia adoptó el calendario gregoriano extendido en Europa desde el siglo XVI. La Iglesia ortodoxa rusa se negó a abandonar el hasta entonces utilizado calendario juliano, retrasado 13 días respecto al gregoriano y, en consecuencia, las festividades religiosas se desplazaron esos 13 días respecto al calendario seglar. Así, la Navidad quedó ubicada el siete de enero. Junto a las Iglesias ortodoxas de Rusia, Jerusalén, Georgia y Serbia, los católicos del rito oriental celebran su fiesta el 7 de enero, ya que también siguen el calendario juliano, mientras que 11 de las 15 Iglesias ortodoxas del mundo lo festejan el 25 de diciembre.

La celebración de la Navidad en Rusia

El 6 de enero la Iglesia ortodoxa rusa celebra la Nochebuena, la víspera de la Navidad.

Por la noche, a las diez de Moscú, el Patriarca de Moscú y Todas las Rusias (actualmente, Cirilo) dirige la ceremonia navideña tradicional en la catedral de Cristo Salvador, ubicada en el centro de la capital rusa. El servicio religioso festivo consta de la Vigilia de Toda la Noche y la liturgia, y normalmente dura unas cinco horas.

En la mañana del 7 de enero, el Patriarca celebra la liturgia en un monasterio moscovita.

Abstinencia de Adviento

Según las tradiciones de la Iglesia ortodoxa, la fiesta de la Navidad está precedida por un periodo de abstinencia de 40 días que empieza el 28 de noviembre y dura hasta el 6 de enero. La tradición es originaria del siglo IV, aunque inicialmente el periodo de abstinencia era mucho más corto, de unos 7 días. La duración de 40 días fue establecida en el concilio ecuménico de 1166.

El periodo de abstinencia del Adviento es uno de los más estrictos del año. Los estatutos eclesiásticos prohíben, además de otros productos tradicionales en los periodos de abstinencia, como lácteos o carne, aceites y vino los lunes, miércoles y viernes, y permiten la comida sin aceites solamente después de la misa de Vísperas. Se puede acompañar la comida con aceite los martes, jueves, sábados y domingos. El pescado está permitido los sábados y domingos solamente o en las grandes fiestas religiosas si caen en martes o jueves. La dieta física se combina con un ayuno espiritual. Los ortodoxos deben rezar, confesarse, abstenerse de pasiones y vicios y no participar en ningún tipo de diversión.

El seis de enero los creyentes hacen ayuno durante todo el día y a las diez de la noche acuden a la iglesia para celebrar la Nochebuena. Solamente después de que aparezca la primera estrella, como símbolo de la estrella de Belén, se puede comer sochivo, un plato especial del que proviene el mismo nombre ruso de la Nochebuena: “Sochelnik”.

El sochivo se prepara con granos de trigo y amapola, nueces y miel. Cada alimento tiene su propio sentido simbólico: los granos de trigo se asocian con la Resurrección, la miel con la salud y una vida dulce y los granos de amapola con una vida de abundancia de toda la familia.

Tradiciones navideñas rusas

A lo largo de los siglos los rusos han celebrado la Navidad con peleas navideñas, misterios de Navidad y cantos públicos. Uno de los entretenimientos más populares se llama “pugilatos”. Los “pugilatos” son peleas públicas a puñetazos dedicadas a la celebración de la Natividad de Jesucristo. En la Rusia prerrevolucionaria esta lucha era una parte integrante de las fiestas públicas.

Este tipo de antiguo entretenimiento ruso no se limita solo a las peleas. También se puede participar en juegos tradicionales de los campesinos rusos: competiciones de equilibrio, agilidad y potencia física, combates en grupos, y muchos otros. Después de las luchas festivas, los participantes cantan antiguas canciones populares rusas.

Guiñol de marionetas

Las representaciones de los misterios navideños, que aparecieron en Rusia a mediados del siglo XVII, ocuparon sólidamente una de las posiciones principales en los festejos de esta época del año. Los organizadores de los espectáculos modernos tratan de ser fieles a las tradiciones.

El tema principal de los espectáculos es, naturalmente, la historia del nacimiento del Niño Jesús. El teatro de marionetas se representa en una caseta de madera de dos pisos, que se parece por su estructura a los guiñoles de marionetas medievales. Los mismos espectáculos son muy diferentes pero su parte integrante siempre se nutre de los cuentos acerca de cómo se celebra la Navidad por todo el mundo: en Italia, Polonia, España, etc.

Koliadki

La palabra original rusa koliadki da nombre a un tipo de canción eslava que consiste en felicitaciones cómicas que se cantan durante la Nochebuena. Antiguamente, en la Rusia precristiana, esa tradición se vinculaba con la fiesta pagana de Koliada, que se celebraba el 21 de diciembre. Como en muchos países cristianos, la tradición de celebrar el solsticio de invierno fue sustituida por las fiestas navideñas.

A pesar de que estamos en el siglo XXI, en algunos barrios de Moscú en vísperas de la Navidad se puede encontrar a gente vestida con trajes eslavos que alaban a Dios en sus canciones, las koliadki.

En el centro de la capital desde hace unos años se viene celebrando una feria navideña benéfica, donde se venden dulces, juguetes de madera y barro y fotografías y películas de Navidad. Además también se organizan conciertos festivos a favor de los discapacitados y los veteranos de guerra.

Rambler's Top100