Fiódor Dostoyevski

Fiódor DostoyevskiRIA Archivo

Fiódor Dostoyevski es uno de los más grandes escritores de Rusia. Sus obras se leen y estudian en todo el mundo. Sus escritos se adentran en la psicología y la exploración de la naturaleza humana, mientras describe minuciosamente la realidad rusa de su época.

Infancia en un ambiente de miedo

Fiódor Dostoyevski, el segundo de siete hijos, nació en el hospital Mariínskaya de Moscú, por entonces una institución dedicada a atender a los pobres en la que trabajaba su padre. Según algunas fuentes, su padre descendía de nobles bielorrusos. Hombre familiar y bien educado, era, sin embargo, bastante desconfiado y malhumorado, e inculcó a sus hijos una educación religiosa en un ambiente de miedo y obediencia absoluta.

Las memorias más vívidas de la niñez de Fiódor están vinculadas con la vida campesina en la pequeña mansión situada en la provincia de Tula, donde su familia pasaba los meses estivales. Entonces, el padre de familia no solía estar presente y los niños gozaban de una libertad casi absoluta. Fue ahí donde Fiódor adquirió los conocimientos sobre la vida rural que más tarde proporcionarían veracidad a muchos personajes suyos del mundo de la ficción.

Su madre le enseñó a leer y escribir y el niño también estudió religión y francés. En 1834 su padre lo envió a uno de los mejores internados de Moscú, donde se aficionó a la literatura y la lectura. Empezó a adorar a Pushkin, considerado por muchos el más grande poeta ruso. Dostoyevski lo llamó “semidiós” y “profeta”.

La muerte del escritor en 1837 fue gran revés para Dostoyevski, casi tan fuerte como la muerte de su propia madre, que falleció de tuberculosis el mismo año.

En mayo, y siguiendo los deseos de su padre, ingresó en el Colegio de Ingeniería Militar de San Petersburgo, entonces uno de los mejores centros docentes. Más tarde recordaría aquellos tiempos como de “servidumbre laboral”. En esos años no mostraba ningún interés por las clases ni los entrenamientos militares, y llegó a labrarse la reputación de “excéntrico insociable”. Sin embargo, algunos de sus compañeros de estudio compartían su aversión hacia las clases militares y el amor por la literatura. De hecho, más tarde crearían un club literario.

La muerte del padre de Dostoyevski en 1839 provocó al escritor un ataque de nervios, preámbulo del futuro desarrollo de su epilepsia. Muchas fuentes cercanas al autor afirman que el fallecimiento de su progenitor fue un suicidio o un asesinato organizado por sus propios siervos. Sin embargo, de acuerdo con los informes oficiales se trató de un ataque epiléptico.

Una estrella en alza”

En 1841, durante una fiesta organizada por su hermano mayor (que había estudiado en el mismo instituto que Fiódor), Dostoyevski leyó extractos de sus piezas románticas María Stuart y Borís Godunov, ambas escritas ese mismo año.

Se graduó en 1843 y comenzó a trabajar de ingeniero de campo en el equipo de ingenieros militares de San Petersburgo. Dimitió transcurrido tan solo medio año para vivir de sus obras literarias y “trabajar arduamente”. Su primera novela, Pobre gente, fue redactada en aquella época y publicada en la revista Peterburgski Sbornik (“Colección de Peterburgo”) de Nikolái Nekrásov, con un éxito extraordinario. Dostoyevski recordaría esta como la época más feliz de su juventud, algo que luego le brindaría en la vida una imprescindible fuerza espiritual.

El famoso crítico literario Vissarión Belinski lo calificó de “estrella en alza” y de futuro gran artista de la llamada “escuela gogoliana”, movimiento que aspiraba a describir realista y fielmente la vida y la realidad de Rusia y a criticar a la nobleza y la burguesía urbana.

Belinski lo introdujo en el círculo de sus socios como un igual aunque las buenas relaciones entre el grupo y Dostoyevski no duraron mucho tiempo. Los socios atacaban constantemente la vulnerable autoestima del escritor y se burlaban de sus obras. Dostoyevski mantuvo la relación con Belinski aunque quedó profundamente ofendido por las críticas.     

En los años siguientes Dostoyevski escribió una serie de novelas: El doble (1846), La patrona (1847), Noches blancas (1848) y Nétochka Nezvánova (1849). Las obras revelarían el incomparable estilo realista de Dostoyevski, mientras que su profunda interpretación psicológica y la singularidad de sus personajes lo distinguieron de los otros escritores de aquella época.

Revolucionario eventual

La redacción de Nétochka Nezvánova quedó interrumpida por la detención de Dostoyevski la noche del 23 de abril de 1849 debido a sus conexiones con el círculo de Petrashevski, grupo de discusión literaria compuesto de empresarios, oficiales y personas progresistas que se oponían a la monarquía y al régimen de servidumbre. El club, originalmente fundado con fines educativos y para realizar debates sobre las teorías de los socialistas franceses, se convirtió con el tiempo en lugar de discusión sobre los problemas políticos de Rusia e incluso llegó a estimular la creación de una sociedad secreta y una eventual revolución con el objetivo de crear un país democrático y dar libertad a los siervos.

Dostoyevski estuvo detenido 8 meses. En la prisión escribió El pequeño héroe, publicado en 1857. Si bien fue condenado a muerte, el zar conmutó la sentencia por cuatro años de trabajos forzados. Junto con otros prisioneros, Dostoyevski fue trasladado al campo de entrenamiento militar Semiónosvki de San Petersburgo, conocido hoy como la “Plaza de los Pioneros”, donde se debía ejecutar la sentencia de muerte. No supo hasta el último instante que la condena había sido modificada. El miedo experimentado por Dostoyevski en aquel momento resonó posteriormente en El idiota (1869), una de sus novelas más famosas.

En la “casa de los muertos”

Cumplió su condena en el período de 1850 a 1854 y describió la experiencia en Recuerdos de la casa de los muertos (1862). Luego tuvo que enrolarse en el batallón de línea de Siberia. Por esa fecha se enamoró de María Isáyeva, mujer de un supervisor. La relación con una mujer casada no era fácil para Dostoyevski pero pronto el marido falleció y en 1857 se casaron.

Casi una década de sufrimientos físicos y morales parecieron perfilar su percepción de las aflicciones de otras personas y sus habilidades para ver y analizar las angustias ajenas y responder a la injusticia social solo crecieron.

Hasta 1859 no le permitieron trasladarse a otra ciudad. Después pudo mudarse a la ciudad de Tver. El mismo año publicó dos novelas: El sueño del tío y Stepánchikovo y sus habitantes. Sin embargo, anhelaba volver a San Petersburgo, por entonces el centro nacional de la vida literaria. En 1860 consiguió autorización para viajar a la ciudad.

Experiencia de los años de confinamiento

En aquel entonces Dostoyevski estaba necesitado de dinero ya que su mujer había enfermado de tuberculosis y la literatura no le proporcionaba suficientes recursos. Por esa razón en 1861 empezó a publicar la revista Vremia (“Tiempo”), junto con su hermano mayor. En seguida la revista alcanzó gran popularidad y les aseguró una vida decente a ambos. Ahí fue donde publicó sus novela Humillados y ofendidosRecuerdos de la casa de los muertos y el relato Anécdota repugnante.

En Vremia y la revista que le sucedería (Epoja, “Época”) Dostoyevski expresó la visión de la situación política en Rusia que había desarrollado en sus años de confinamiento. En su opinión, el país debía unir todas las capas y clases sociales bajo el sabio liderazgo de un monarca y la Iglesia ortodoxa. El camino de Europa Occidental lo veía como ruinoso para Rusia.

En junio de 1862 Dostoyevski fue al extranjero por primera vez y visitó Alemania, Francia, Suiza, Italia e Inglaterra. En París conoció a Apolinaria Súslova. Su increíble relación con ella se reflejó más tarde en obras como El idiota y El jugador. Se cree que podría haber sido ella quien inspirase los principales personajes femeninos de Dostoyevski.

El escritor volvió a Rusia en 1863. En abril de 1864 sufrió la pérdida de su mujer, que falleció de tuberculosis. Su personalidad y los detalles de sus infelices relaciones inspiraron varias imágenes en sus obras más famosas (la de Katerina Ivánovna de Crimen y castigo y la de Nastasia Filípovna en El idiota, por ejemplo). En junio su hermano también falleció. Después de esto Dostoyevski se encargó de publicar la revista Epoja cargada de serias deudas tras enfrentarse a tres pleitos. El negocio mejoró con altibajos pero finalmente tuvo que cerrar la revista.

“Crimen y castigo”, “El idiota”, etc.

En 1865 fue al balneario de Wiesbaden de Alemania para mejorar su estado de salud. Allí empezó a trabajar en una de sus novelas más conocidas, Crimen y castigo.

La novela se centra en el efecto psicológico de un crimen. El mismo Dostoyevski describió la idea central así: “El delincuente se enfrenta a cuestiones irresolubles y sentimientos inesperados e insospechados atormentan su corazón. Al final prevalece la fe en el Señor y la ley de la Tierra, que obliga al criminal a adentrarse en sí mismo. Aunque sea a través de trabajos forzados, se ve obligado a reincorporarse a la sociedad”. La novela muestra la vida y las numerosas capas sociales de San Petersburgo con gran detalle. Los debates filosóficos, sueños siniestros, confesiones, pesadillas, escenas grotescas y caricaturescas que dan perfecto relevo a situaciones trágicas: todo ello impacta y revela la profunda visión personal que de su época tenía el escritor y la agitación psicológica de sus personajes. 

En 1866 la expiración del contrato de Dostoyevski con su casa editorial le obliga a trabajar en dos novelas paralelamente: Crimen y Castigo y El jugador, basadas en las impresiones de su viaje por Europa. En aquel momento tenía empleada a la taquígrafa Anna Snítkina —con la que se casaría en 1867—, probando así una nueva fórmula de trabajo.

El mismo año de la boda, el matrimonio se trasladó al extranjero para vivir primeramente en Alemania y luego en Italia. Dostoyevski trabajó en las novelas Los endemoniados y El idiota.

Los endemoniados se centra en el entonces incipiente movimiento social demócrata ruso. Dostoyevski retrató una imagen viva de la vida política del país de los años 1860-1870 y dibujó un paralelismo entre esta y el grupo socialdemócrata de Serguéi Necháyev, conocido por sus métodos terroristas para alcanzar la revolución a toda cosa. Los endemoniados incluye un número récord de personajes variados entre las obras de Dostoyevski: desde la familia del gobernador y la nobleza local hasta oficiales, estudiantes, obreros de baja categoría y antiguos siervos.

El mismo Dostoyevski describió la idea de El idiota como su favorita. Dijo que su meta era “mostrar a una persona sumamente espléndida” y que “nada en el mundo podría ser más difícil que esto, sobre todo en esta época”.

En 1871 el escritor y su mujer volvieron a Rusia. En mayo se mudaron de San Petersburgo a Nóvaya Russa, pequeña ciudad en la provincia de Nóvgorod donde luego compraron una casa y vivieron con sus dos hijos.

En diciembre de 1872 Dostoyevski ocupó el puesto de redactor jefe de la revista Grazhdanín (“Ciudadano”). En ella realizó su viejo plan de crear el “Diario de un escritor”, colección de breves historias y anécdotas políticas, literarias y autobiográficas unidas bajo la idea de la existencia de una comunicación directa con sus lectores. Publicó el diario hasta 1877.

Entre 1878 y 1879 escribió Los hermanos Karamázov, una novela en que resumió su visión de la vida en la Rusia de aquellos tiempos. La caracterizó como “una descripción resumida de la realidad contemporánea, de la moderna Rusia culta” escrita en forma de crónica familiar. La novela abarca los temas de la fe, la razón, la espiritualidad y la moral y gozó de elogios entre los pensadores mundiales más importantes.

Triunfo público

En los últimos años de su vida la popularidad de Dostoyevski fue en aumento. En 1877 fue elegido miembro de la Academia de las Ciencias. En 1879 recibió una invitación para participar en el Congreso Literario Internacional de Londres, donde se convirtió en miembro del Comité Honorífico de la Asociación de Literatura Internacional. Asistía a reuniones literarias y musicales, donde leía extractos de sus propias obras y poemas de Pushkin.

En 1881 decidió reanudar la publicación del “Diario de un escritor”, por lo que empezó a trabajar en una nueva nota. Sin embargo, esta nunca llegó a publicarse. Su salud se fue deteriorando y en la noche del 26 de enero tuvo una hemorragia pulmonar. Dos días más tarde dijo unas palabras de despedida a sus hijos y por la noche murió.

El 31 de enero de 1881 una multitud acudió al monasterio de Alexandr Nevski de San Petersburgo para asistir a los funerales del novelista.

Legado literario

Fiódor Dostoyevski dejó un legado literario que lo convierte en uno de los más grandes escritores del siglo XIX no solo de Rusia, sino del mundo entero. Sus obras se han traducido a numerosas lenguas y se siguen leyendo y estudiando en colegios y universidades. Exploró y supo captar la profundidad del alma humana, haciendo aflorar las emociones y sentimientos tanto en los tiempos oscuros como en los felices. Y aunque su obra se inspiró en lo que vio en Rusia o en sus experiencias personales, los sentimientos que recoge resonaron como parte de las luchas internas universales en las que se enfrentan los lectores de todas partes del mundo.

Rambler's Top100